Yanina Latorre ofreció detalles de su presente laboral y profesional

206

Miles de seguidores de Yanina Latorre la echan de menos ante sus ausencias en Los ángeles de la mañana. En primera instancia el motivo fue el positivo que dio hace pocos días su hija Lola.

En ese sentido, otro que se sumó fue el comentarista Diego, su esposo, quien recibió el resultado de su hisopado. Mientras la pareja se encuentra aislada, la panelista dio detalles de su presente personal y profesional.

Buen día. Acá estoy. Hoy estoy caída, me siento bien, pero ya se me está haciendo largo. Ya sé que me van a decir que la casa y el jardín son grandes. Pero no es cuestión de casa. Obviamente que pasar esto en un departamento chiquito es peor, pero se hace largo, no termina. Diego no se siente bien todavía”.

A continuación, Yanina Latorre dejó en claro que no la está pasando muy bien en esta situación. Relató que se encuentran separados en mesas distintas. Además, le dio un pañito con eucalipto para que pueda respirar mejor.

Le di un pañito con eucaliptus para que respire y se le abran los pulmones y la nariz. Ya empecé con los remedios caseros, ja. Tengo alma de madre. Hoy no veo todo positivo, hoy veo todo oscuro. Ya saben, son mi terapia. En un ratito me voy a cambiar, voy a salir al sol, me voy a caminar un rato por el jardín”.

Vea también:Karina La Princesita criticó a un periodista de “Hay que ver”

Yanina Latorre contó que el médico recomendó a su esposo estar al aire libre

La panelista de Los Ángeles de la mañana dio detalles del estado de salud de Diego Latorre, su esposo, mientras que reveló cuándo volverá al programa que conduce Ángel de Brito.

Diego sigue ahí en la galería. El médico le recomendó que esté al aire libre, que es lo mejor para respirar, para el aire, para todo. Pero yo a Diego lo veo peor que ayer, no lo veo mejor. Pero bueno, vamos a ver si en un rato está mejor. Y bueno, nada. Se me está haciendo largo. Es hasta la semana que viene”.

Para finalizar, Yanina Latorre le contestó a quienes la critican por sus constantes quejas en medio del aislamiento. Refirió que no estaba ni graciosa ni contenta.

“No me bardeen. Me escriben: ‘alta casa tenés y hablás de encierro’. Sí, pero no puedo salir a ningún lado. No puedo hacer nada. No se te pasa el día. Los primeros días estás contenta, siesta, series, no vas a trabajar. Pero ya después de dos semanas te cansás. Si Dios quiere, la semana que viene me reintegro. No solo al trabajo, sino a todo lo demás”.