hombre sin poder dormir

Vincularon trastornos del sueño con desarrollo del Alzheimer

401

Aquellas personas que tienen problemas de respiración mientras duermen, suelen estar más propensas a la enfermedad de Alzheimer, esto de acuerdo a lo que arrojó varios estudios publicados, hace algunas semanas, por la Alzheimer’s Association con sede en Estados Unidos.

En los documentos presentados por el grupo de investigadores, se indicó que quienes pudiesen tratar las afecciones de sueño que padecen, bien sea hipopnea -respiración superficial- o apnea, lograrían disminuir el riesgo de demencia o desacelerar su proceso.

Keit Fargo, director de la referida institución médica americana, se sintió complacido por el resultado de esos estudios, en los que observaron “cambios biológicos en el cerebro, que podrían subyacer a una relación entre los problemas del sueño y la enfermedad de Alzheimer”.

Lamentablemente, esa investigación no determina la conexión real entre los problemas para conciliar el sueño de forma correcta y el Alzheimer. Ante ello, Fargo señaló que la placa amiloidea -característica de esa enfermedad neurodegenerativa-, bien podría desencadenar los trastornos al dormir que ya comentamos.

“Es necesario que quienes sufran apnea del sueño, busquen un tratamiento que les funcione, porque aun cuando no tengan Alzheimer o nunca la desarrollen, puede provocarle a largo plazo graves problemas cognitivos”, reveló Fargo.

Cifras estadísticas concuerdan en que tres de cada diez hombres sufren de apnea, y una de cada cinco mujeres la padece. Esa condición médica sucede cuando las vías respiratorias superiores se cierran, haciendo que las personas se queden sin aire por cortos periodos durante su descanso.

Para las investigaciones efectuadas, se usaron datos de la Iniciativa de neuroimágenes de la enfermedad de Alzheimer. Los científicos descubrieron que la apnea del sueño se vinculaba con mayores depósitos de beta amiloidea en el cerebro y con reducciones de la beta amiloidea en el líquido cefalorraquídeo.

También observaron unos niveles más altos de la proteína tau, otra característica del Alzheimer. Estas pruebas fueron expuestas en reuniones consideradas como “preliminares”, hasta que sean publicadas en una revista médica revisada por profesionales.




Deja un comentario