temporada alta de avistaje

Temporada alta de avistaje, ¡todavía estás a tiempo!

56

Las ballenas llegan a Península Valdés a principios de junio y se quedan aquí para reproducirse y criar a sus ballenatos hasta fin de año. Entre septiembre y diciembre, es temporada alta de avistaje y, tanto desde la costa como en embarcaciones, podemos conocer de forma inolvidable a los gigantes del mar.

¿Por qué ir a Puerto Pirámides en temporada alta de avistaje?

A inicios de septiembre, cuando comienza la temporada alta de avistaje, el máximo número de Ballenas Franca Austral se reúne en las aguas de Puerto Pirámides. La posibilidad de verlas, entonces, es mayor y más rápida. Incluso desde la costa es posible observarlas, nadando a metros de distancia.

Entre los meses de octubre y noviembre, algunos de los ejemplares adultos (machos, sobre todo) ya emprenden viaje para continuar su ruta migratoria. Madres y crías, sin embargo, permanecen aún en el área de reproducción, hasta que los pequeños ballenatos estén listos para partir hacia nuevas regiones de alimentación.

Durante estos meses, es posible observar a los pequeños mientras aprenden a desenvolverse en el océano e interactúan con sus madres. Uno de los espectáculos, sin duda, más especiales de la Patagonia argentina.

De forma íntima, pero no por ello menos respetuosa, podemos ser partícipes de los juegos, cantos y majestuosos saltos que los mamíferos del mar despliegan a diario. También, descubrir sus costumbres y comportamientos en detalle, e incluso dimensionar su enorme tamaño.

Quienes se embarquen durante la temporada alta de avistaje, pueden llegar a ver a las ballenas a mínima distancia. Ya que los ejemplares juveniles y más amistosos suelen acercarse a las embarcaciones e interactuar con los pasajeros.

Por último, llegado el mes de diciembre, las madres y los ballenatos ya están preparándose para la migración. Las ballenas enseñan a sus crías a alimentarse y a fortalecer su seguridad en el mar, agitando sus colas y aletas.

Avistaje desde la costa

Las ballenas no arriban o parten todas juntas de las costas del Golfo Nuevo, por lo que a inicios y fines de la temporada es probable que, al ser menor su número, resulte más difícil poder observarlas desde la costa. 

Entre los meses de octubre y noviembre, en cambio, al estar concentrado el mayor número de ejemplares en la región, podemos vislumbrar sus saltos e interacciones desde las cálidas arenas de Puerto Pirámides. Una experiencia única, enmarcada en un paisaje de ensueño y mágicos cielos. 

La playa “El Doradillo” es el mejor punto desde el que observar a las ballenas en tierra firme, por ser el espacio privilegiado en que los cetáceos suelen mostrarse a unos pocos pasos de distancia.

Avistaje embarcado

Tanto en temporada baja como en temporada alta de avistaje, la ciudad de Puerto Pirámides ofrece a los turistas excursiones en embarcaciones especializadas. Estas parten de la costa hacia mar adentro, en busca de ejemplares de Ballenas Franca Austral.

Los pasajeros, entonces, tienen la oportunidad de interactuar con las ballenas en su hábitat natural y observar su comportamiento a pocos metros de distancia

Centros como Punta Ballena ofrecen imperdibles salidas de avistaje, acompañadas por un guía ballenero especializado y bajo las técnicas de operatividad y seguridad vigentes. ¡Solo tendrás que preocuparte por disfrutar!

¡Contactate hoy mismo y ponele fecha a tu próxima gran aventura!


Seguí leyendo: ¿Estás pensando en vacaciones? Elegí Puerto Pirámides.