“Ser de nadie” es envolvente, polémica y perturbadora

332

La obra teatral “Ser de nadie”, de la dramaturga Mariana Coronado, resultó a simple vista una fuerte combinación entre lo sexualmente perturbador y el tabú de lo religioso. De hecho, esto es lo que nos mostró desde un principio el poster de la pieza, aunque por supuesto va más allá de lo evidente.

La complicada trama hablaba de un mundo invernal donde un grupo de monjes y su Abad convivían en un monasterio, tratando de mantenerse leales a los designios de Dios, pero tal vez sólo en apariencia. En ese apartado templo pudimos ser testigos de la atracción secreta de dos hombres que luchaban contra sus instintos carnales, pues una unión así sería algo inconcebible y prohibido.

Del otro lado, vimos a un Abad mantener un oscuro y terrible secreto: Siempre se ve a solas con un “niño” del cual abusa física y mentalmente, sin que nadie se percate de ello. Ambas historias fueron contadas en simultáneo, mientras sus personajes peleaban por obtener la libertad que tanto deseaban de ese lugar que los “dominaba y aprisionaba cada día más”.

Para algunos este tipo de historias suelen ser incomodas y hasta difícil de digerir, pero la verdad es que su argumento fue bastante atrayente, pues supieron jugar con los personajes y los hechos, de tal manera que no resultó alarmante o desagradable para la audiencia. Lógicamente que en todo momento la sexualidad se antepuso como el personaje principal de la pieza, aunado al ambiente represor que coaccionó la moral de los involucrados.

Otro punto a favor del espectáculo fue el suspenso que le brindó al espectador desde el comienzo, y de cómo cada personaje estuvo muy bien definido, de acuerdo a la exigencia del escrito. El “niño” que anteriormente mencionamos, fue fundamental para el desarrollo del relato, pues lo vemos como un individuo que necesita encontrar desesperadamente la libertad que le robaron, mientras va transformándose en hombre dentro de ese frágil cuerpo.

No recomendamos la obra para menores de edad, porque más allá de la trama, también observarán ciertas escenas -muy cuidadas y sutiles- de desnudos, que no son insustanciales, sino que aportan mayor fuerza al contenido. Con lo anterior podemos decir que “Ser de nadie” es una pieza imperdible que merece una oportunidad real y honesta del público. Verán actuaciones y momentos estelares que los harán reflexionar y disfrutar sin remordimientos.

“Ser de nadie” continuará en la cartelera del Teatro La Mueca de nuestra ciudad bonaerense, todos los sábados desde las 22 horas y hasta el venidero 25 de noviembre. Las entradas oscilan entre $150 y $200. Actúan Fernando Álvarez, Pablo Valvez, Luciano Alanis, Amilcar Ferrero y Denis de Vita Fernández, bajo la dirección de la talentosa Mariana Coronado.




Deja un comentario