Película El Seductor de Sofia Coppola

294

El seductor es la sexta película de la promisoria carrera de Sofia Coppola y una de las más raras de su filmografía. La película está inspirada en la novela del ’66 de Thomas P. Cullinan que ya tuvo su versión cinematográfica cinco años después bajo el nombre de El engaño y en manos de Don Siegel, que convocó a Clint Eastwood como el soldado.

La historia se desarrolla en un internado donde viven cuatro jóvenes alumnas, su maestra (Kirsten Dunst) y la directora (Nicole Kidman), que deciden darle asilo a un soldado herido (Colin Farrell) hasta que se recupere de sus heridas.

Coppola adapta el material a sus necesidades y se lo apropia, como hacen las mujeres del film con el soldado a medida que comienza a sanar. La cineasta se desentiende del punto de vista del soldado y, barriendo bajo la alfombra la misoginia del film de Don Siegel, narra la historia desde la perspectiva femenina y, tal vez en la decisión más polémica de la película, hace desaparecer a la esclava negra que trabaja en la mansión original.

La cineasta no tiene interés alguno en hablar de esa guerra que se escucha de fondo y a lo lejos al principio de la película, sino que prefiere meterse en el combate que se comienza a librar luego dentro de la casona.

Con el correr de los minutos, mientras el soldado aprovecha el tiempo para coquetear con todas las mujeres de la mansión mientras se recupera, aparece una sensación agobiante de claustrofobia a medida que el encierro del soldado en la mansión pasa de ser una cuestión motriz hasta convertirse en una obsesión.

En este oscurísimo cuento de hadas sobre el empoderamiento femenino y la represión de los deseos, el Lobo Feroz debería pensarlo dos veces antes de meterse con Caperucita.




Deja un comentario