Película Atómica con Charlize Theron

321

La sudafricana Charlize Theron es la protagonista de “Rubia atómica” (tal sería la traducción fiel del original Atomic Blonde). Sin embargo, esta película aquí se llama solamente Atómica, lo que no deja de ser una decisión extraña. La rubia Theron es, además, productora del film.

Y en un punto -o en muchos- esta película podría pensarse como una (auto)celebración de la inconmensurable fotogenia de la actriz, que se exhibe con un vestuario tan variado como espectacular. Y también, en una época en que las estrellas rara vez se desnudan, ella lo hace con notable orgullo, como si construyera una película en paralelo, una más memorable, hecha, entre otros fragmentos, de su admirable espalda.

La película, por si la rubia fuera poco, tiene a su disposición las muy rendidoras calles de Berlín en los días previos a la caída del muro. Allí es enviada la espía Lorraine Broughton (Theron) a recuperar una lista microfilmada y, claro, comprometedora.

No importa demasiado el argumento, Atómica es una de esas de espías desconfiados y traicioneros, con los encantos mencionados más una profunda billetera para comprar derechos de canciones paradigmáticas de la época y para retrotraer a la siempre cambiante Berlín a como estaba hace casi treinta años: dividida en dos, para empezar.




Deja un comentario