metatarsales

Almohadillas metatarsales, ¿para qué sirven?

185

Las almohadillas metatarsales son utilizadas por deportistas y bailarines, en general, para tratar molestias y evitar lesiones en la región metatarsiana de los pies.

¿Cuándo usar almohadillas metatarsales?

La exigencia en el movimiento ocasiona frecuentemente dolores en el antepié, sensaciones de quemazón u hormigueo en las plantas. Este tipo de síntomas suelen anunciar una metatarsalgia.

Esta última se trata de un dolor recurrente e intenso en la zona anterior del pie, junto al nacimiento de los dedos, donde se ubican los huesos metatarsianos. Para reducir las molestias ocasionadas por esta patología y tratar o evitar lesiones, las almohadillas metatarsales son, en estos casos, la mejor opción.

La almohadilla, al elevar la zona de los metatarsos, permite situar a éstos en la posición correcta y, así, aliviar el dolor. Existen diferentes modelos que, además de la elevación, promueven la distribución del peso en toda la zona de la ante planta del pié disminuyendo, asimismo, las molestias.

¿Cuáles son sus principales beneficios? 

Las almohadillas metatarsales están diseñadas para reducir el roce de la planta del pie con el suelo y, de esta manera, disminuir la presión en toda esta zona, eliminar las callosidades y aliviar el posible dolor durante el movimiento. 

Son, además, un gran tratamiento preventivo con el cual evitar la necesidad de una futura cirugía. Están confeccionadas con espuma látex y pueden incluir, ciertos modelos, silicona o gel polímero. Ambos compuestos funcionan como amortiguadores en esta zona del pie. Su diseño anatómico, por su parte, facilita una buena adaptabilidad y protección frente a los impactos y rozaduras.

Entre sus principales beneficios podemos mencionar:

– Absorben el impacto y proporcionan una distribución uniforme de la presión en el antepié.

– Alivian la sensación de ardor sobre las cabezas metatarsales y el dolor producido por callosidades.

– Previene laceraciones o lesiones por la constante fricción y presión en la zona metatarsal.

– Reduce inflamaciones y molestias.

– Son reutilizables. Se lavan solo con agua y pueden utilizarse junto con el par de medias habitual.

Uso de almohadillas metatarsales en la danza

Reducir las chances de sufrir lesiones óseas en los huesos metatarsianos del pie es una de las principales preocupaciones de los artistas. Estas exigen largos períodos de reposo y, de no tratarse a tiempo, pueden desencadenar en problemas articulares más serios.

En este sentido, el uso de almohadillas metatarsales en la danza es muy común entre los intérpretes para cuidar sus pies, evitar lesiones y garantizar una buena ejecución de los movimientos. 

En tanto cumplen una función de soporte del metatarso, ayudan, también, a mantener y brindar estabilidad ósea, sin afectar a la flexibilidad y comodidad durante el movimiento.

Al bailar, es importante que la presión sobre los dedos se distribuya de forma tal que cada uno de estos queden apoyados por igual. En la danza clásica sucede, a veces, que los intérpretes tienden en un principio a apoyar sólo el dedo gordo, lo que puede generar el vencimiento en la zona del arco. Afectando, así, a la postura y el movimiento de forma integral. Las almohadillas son aquí una gran ayuda, en tanto permiten la separación de los dedos y distribuyen la carga.

Empresas como Bloch, especializadas en calzado y accesorios para la danza, desarrollan metatarsales para el cuidado pertinente de los metatarsos durante la práctica. 

Tanto a corto como a largo plazo, bailarines y bailarinas han experimentado las grandes ventajas de usar almohadillas metatarsales para el cuidado de sus pies, sobre todo durante exigentes rutinas de entrenamiento y estrés físico. De esta forma, pueden disfrutar y profundizar en su disciplina con protección y comodidad.

Te puede interesar leer: Subir a puntas, el momento más especial.