Oscar Mediavilla habló sobre la devolución a Esmeralda Mitre

54

En la última edición Esmeralda Mitre interpretó junto a su par Nell Valenti el tema Obsesionario. Sin embargo, no convenció, y la rubia tuvo un fuerte cruce con Karina La Princesita y con Oscar Mediavilla, quien comenzó dándole una buena devolución, pero la confrontación con la polémica heredera desvió el puntaje a tres.

En ese sentido, la ex del Kun Agüero le iba a poner también un tres, pero consideró muy inoportuna la contestación de la participante y decidió bajarlo a uno. En una nota para Los ángeles de la mañana, Maite Peñoñori habló con el jurado.

Para comenzar, Peñoñori hizo alusión a una expresión de Moria quien dijo “miss oídos”, para preguntar cómo estaba viviendo el Cantando. A continuación, Oscar apuntó que es un concurso complejo.

“Es complicado. Pero no, pero no. ¿Sabés qué es lo complicado? Porque uno no puede hilar tan finito, ¿viste? Ponerse tan fino. Si te ponés tan fino te tenés que ir. La gente hace lo que puede, que se yo. Los coachs hacen malabares para que los diferentes registros se enganchen. Y es muy difícil, ¿viste? Porque recién. Es difícil, es muy difícil”.

Vea también: Cantando 2020: Carmen Barbieri cruzó a Karina La Princesita

Oscar Mediavilla acusó a Esmeralda Mitre de no dejar al jurado decirle su nota

El jurado agregó que hay gente que no está preparada para cantar. Ante su respuesta Maite le consultó que con Esmeralda Mitre dio la sensación de que iba a poner una buena nota.

La respuesta de Oscar a la movilera de LAM fue que no una buena nota, sino una normal. Pero ella tiene una forma avasallante de hablar, cuestión que incomoda.

“Entonces decís, ‘si va a hablar ella…’, llega un momento que te incomoda. Dejame hablar a mí, ¿para qué me llamaron? ¿Para que hable ella, que yo la escuche a ella? ¿O para que yo le diga a ella? Entonces, ¡aflojá! Esperá. Dejá que te digan la nota. Peleate después”.

La periodista insistió que al principio pareció que la devolución era bastante positiva. El productor agregó que la participante no le puede decir que le tiene que gustar la canción o que no le tiene que gustar. Es un problema de él si me gusta o no.