Mauricio Macri aseguró que Cristina secuestró al peronismo

33

El ex presidente de la Nación, Mauricio Macri, rompió el silencio y manifestó que el peronismo está secuestrado hace más de 10 años por Cristina Fernández de Kirchner.

En ese mismo orden, sin entrar en conflicto con el actual Jefe de Estado, Alberto Fernández, Macri sostuvo que el desafío del Partido Justicialista debe separarse de la figura de la vicepresidenta, que adoptó al peronismo con irracionalidad.

Asimismo, señaló que si el peronismo no resuelve ese problema es muy difícil sentarse a una mesa a dialogar. Macri, se expresó de esta manera en el marco de su primera entrevista desde el fin de su mandato a Desde el Llano (TN).

Todos queremos acordar, todos los argentinos están hoy esperando que acordemos, pero con la irracionalidad no se puede. Necesitamos un peronismo racional, como fue el último Perón; como fue Menem; no había irracionalidad con Duhalde, no se soltaban presos, no se fomentaba la toma de la propiedad privada”.

De igual forma, dijo que la vicepresidenta tiene una agenda propia que tiene que ver con sus problemas y requiere someter a la Justicia. Igualmente, consideró que en la actualidad es necesario que la gente esté en la calle defendiendo la Ley y los jueces.

Vea también: Sergio Berni criticó a Vidal por el helicóptero en Paraguay

Mauricio Macri acusó a Cristina Kirchner de perseguir a su familia desde el gobierno

Macri aseguró que la ex presidenta se dedicó desde que es gobierno a perseguir a su familia, en causas como la del Correo, y mencionó que existe un avance sistemático contra su familia que lleva adelante Kirchner.

Al mismo tiempo, hizo una comparación entre Cristina Fernández y Diego Maradona, a quienes les atribuyó cierto grado de irracionalidad, al señalar que uno de los desafíos más grandes que tuvo el propio Macri en su gestión en Boca Juniors fue sacar a Maradona del club.

En ese sentido, manifestó que el desafío del peronismo tiene que ser sacar a Cristina. No obstante, el ex Jefe de la Nación se solidarizó con la vicepresidenta al reconocer que la puerta de su casa no era el lugar a convocar para el ‘banderazo #12’ que se desarrolló en distintos puntos del país.