Margot Robbie confesó haberse sentido incómoda en el rodaje de El lobo de Wall Street

944

La película El lobo de Wall Street (2013),  dirigida por Martin Scorsese, es considerada una de las mejores películas de la década. Esta cinta supuso el lanzamiento a la fama de Margot Robbie, quien en ese momento era una desconocida que solo había interpretado un par de papeles secundarios en televisión. Actualmente, es una de las actrices más solicitadas de Hollywood. Ahora habla de la escena donde su personaje, Naomi Lapaglia, quiere seducir a Jordan Belfort, Leonardo DiCaprio, en la habitación de su hija.

Esta producción, nominada al premio Oscar, contiene unas escenas donde Margot Robbie debe vestirse con ropa interior muy sexy y realizar escenas de alto contenido erótico, hecho que para la actriz no resultó muy cómodo.

“No te das cuenta cuando estás viendo una película, pero, en realidad, estamos en una habitación muy pequeña con 30 personas del equipo. Todos eran hombres”, dijo la actriz a la revista Porter.

“Durante 17 horas, estoy haciendo como que me toco a mí misma. Es una cosa muy extraña, tener que enterrar toda esa vergüenza y lo absurdo4 muy profundamente, y entregarte por completo”, añadió Margot Robbie en relación a lo incómodo de la escena, bajo la dirección de Martin Scorsese.

Lee también:

Katy Perry pagó 50 mil dólares en una subasta para salir con Orlando Bloom

Otra de las cosas que la hizo sentir incómoda durante el rodaje fue asumir el papel de chica sexy, ya que ella no estaba segura de ser el “sex symbol” que el personaje demandaba.

“Sabía que en el guión mi personaje se describía como ‘la rubia más sexy del mundo’. Y, claramente, no soy la rubia más sexy del mundo. Tenía miedo de que la gente viese la película y pensase ‘Ugh, no es tan guapa’”, reveló Margot Robbie.

Actualmente, está a punto de estrenar María, reina de Escocia (8 de febrero de 2019) y también prestará su voz en la película La LEGO película 2 (8 de febrero de 2019).

Margot Robbie sin duda sabe escoger muy bien sus papeles y aunque se sintiera incómoda en sus escenas en El lobo de Wall Street, luego ha sabido aprovechar el éxito que le dio la película y subir al estrellato.