Marcela Tauro relató algo de su pasado que impactó a todos

67

Sin filtro y siempre dispuesta a decir lo que siente, Marcela Tauro siempre da que hablar. La periodista del mundo del espectáculo logró con el paso de los años convertirse en una de las comunicadoras más reconocidas dentro del ambiente.

Desde hace ya varias semanas, se encuentra llevando adelante su nuevo desafío, esta vez en el programa de Alejandro Fantino, en América TV. Allí, donde se encontraban hablando sobre los juguetes de la infancia, ya que, desde hace algunos días, está hablando sobre diferentes programas, series y costumbres del pasado.

En esta ocasión, la que dejó a todos con la boca abierta con su confesión fue justamente la rubia, que generó sorpresa al hablar de una de sus pertenencias más queridas de su infancia, tal como ella misma lo contó.

 “Yo guardo juguetes. Tengo un bebote que, obviamente, le puse Marcelo cuando era chiquita. Y lo tengo guardado, pero sabés que cuando nació mi hijo, de bebé era muy parecido a él ¡Mirá lo loca que estaré que lo vi!”.

Vea también: José Luis Espert se cruzó Diego Brancatelli

Marcela Tauro hizo su debut en Fatino a la Tarde sin conflicto alguno

La expanelista de Intrusos, haciendo referencia a su hijo adolescente, Juan Cruz, de quien siempre habla delante de las cámaras expresando todo su amor.

En medio de su relato, el resto de sus compañeros se quedó en silencio, esperando que Marcela Tauro terminara de contar esta extraña historia, y ella lejos de defraudarlos, fue por más.

Contó con lujos de detalle cómo era uno de sus juguetes favoritos de la infancia. “Era medio pelirrojito así cuando nació. Ese bebote me acompañó de chiquita, y yo lo bauticé Marcelo”.

Todos esperaban el debut de Marcela Tauro en Fantino a la Tarde, ya que allí se produciría el encuentro entre la blonda con Luis Ventura, con quien no terminó de la mejor manera después de la salida del periodista de Intrusos. Sin embargo, después de seis años, el reencuentro fue en paz y dejaron los rencores atrás, ya que a los dos les pasó casi exactamente lo mismo.