Lanús ya se prepara para la final de Libertadores

339

Lanús hizo los cuatro goles que necesitaba después de haber quedado 2-0 abajo en el marcador demasiado pronto en el partido, ganó 4-2 y jugará por primera vez la final de la Libertadores. Una alegría merecida para un equipo que se supo ganar su fiesta inolvidable.

El equipo de Jorge Almirón, sin descontrolarse, arrancó con la clara intención ofensiva que le había faltado en el choque de ida. Los de Gallardo estaban para liquidar definitivamente la historia. Si no lo hicieron fue por algo de falta de puntería, acaso cierta relajación por la holgada ventaja en el resultado y también por un error ajeno: el árbitro colombiano Wilmar Roldán omitió un penal por una clara mano de Marcone que privó a River de una clara posibilidad para meter el tercer gol.

En el arranque del complemento, a River se le esfumó buena parte de la tranquilidad que había sabido conseguir. Porque antes del minuto de juego otra vez Sand aprovechó un quedo de la defensa de los de Gallardo para marcar la igualdad y dejar a Lanús ya a dos goles de dar vuelta la serie.

Terminó de enloquecerse el partido cuando a los 16 minutos la gran figura del partido, el Pepe Sand, armó una jugada espectacular por la derecha del ataque que terminó en gol.

Y a los 22 minutos la hazaña del equipo de Almirón terminó de tomar forma. Montiel agarró a Pasquini cuando entraba al área y el árbitro Roldán dejó seguir. Pero esta vez, a diferencia de lo que había ocurrido en el primer tiempo, sí apeló al VAR para determinar lo que había pasado.

Tras volver a ver la jugada, le indicaron que había sido penal. Luego de las lógicas protestas de los jugadores de River, Silva ejecutó desde los doce pasos con mucha calidad para desairar a Lux y puso el 4-2. Lanús pasaba arriba y la semifinal ya era inolvidable.

 




Deja un comentario