La cotidianeidad cada vez más difícil (y cara)

815

No solamente hay aumentos, en el último tiempo además se agregaron quitas de subsidios y pensiones que afectan a distintos sectores sociales y dificultan aún más mantener la calidad de vida que estos tenían hace un tiempo.

Por supuesto que los trabajadores (como suele pasar en la mayoría de los casos) son los más afectados por el incremento de los precios. La inflación, que aún se pretende no supere el 17% anual, elevó demasiado el costo de vida y muchos pequeños gustos, hoy por hoy son considerados lujos para una familia promedio.

Ya no solamente no se piensa en dejar de “salir a comer” sino además en hacer rendir el presupuesto resignando marcas e incluso calidad en algunos casos para estirar lo más posible ese sueldo que tanto cuesta y tan poco dura.

Lo mismo sucede con las vacaciones o escapadas de fin de semana que, en ese sentido hay que reconocer que se hizo algo que fue suprimir gran cantidad de fines de semana largos, cada vez el bolsillo restringe más las alternativas al momento de evaluar dónde ir o qué actividades realizar. Quizás sea un plan anti estrés que nos invita plenamente a descansar en el período del año que tenemos libre de tareas laborales.

Foto: ANRed.




Deja un comentario