G-20: Padres de detenidos negaron vinculación con Hezbolá

186

Los padres de dos jóvenes detenidos por una presunta vinculación con Hezbolá negaron que sus hijos tengan relación con esa organización. También consideraron que el arresto se debe a una necesidad del Gobierno de justificar que trabaja por la seguridad de cara a la próxima cumbre del G20.

“Es por el G20, no hay duda, es para justificar que están haciendo cosas. ¡Que busquen a los verdaderos terroristas!, ¡que no inventen y ensucien a dos chicos!“, señaló la madre de Kevin Gamal y Axel Ezequiel, Paola Abraham Salomón, de 23 y 25 años, respectivamente. A estos se les detuvo en el domicilio familiar tras un allanamiento que ordenó el juez federal Sebastián Ramos.

De hecho, según se informó este jueves, cuando apenas quedan dos semanas para que Buenos Aires reciba la cumbre de presidentes del G20 en medio de un inédito dispositivo de seguridad, los arrestos se concretaron durante un allanamiento a una casa del barrio porteño de Floresta, tras una orden judicial.

En ese lugar se encontraron armas de fuego, municiones, cuchillos, ropa de tipo militar y dispositivos electrónicos, entre otros elementos. De igual forma, se halló documentación sobre la identidad de los presuntos culpables y sobre viajes al exterior, junto con credenciales en árabe y la imagen de una bandera de Hezbolá.

Vea también: G20: Argentina Garantizará Seguridad De Donald Trump

Allanamiento arrojó un vídeo de los jóvenes en entrenamiento militar

Medios locales informaron de la presunta existencia de un vídeo del menor de los hermanos en un entrenamiento militar. “Según mi abogado, que revisó el expediente, el vídeo no existe”, expuso ante medios locales en Buenos Aires el padre de los jóvenes, Guillermo Abraham Salomón.

A su vez, la denuncia la hizo la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas hace unos meses después de recibir un correo electrónico anónimo. Este mensaje informaba sobre la simpatía de los hermanos Salomón hacia el grupo extremista libanés y el entrenamiento militar de Kevin en sus viajes al exterior.

El padre aclaró que las armas que se encontraron pertenecieron a su abuelo, quien fue militar desde los 18 años y murió en 2008 con 82 años, pero que permanecían guardadas. Cuando se le increpó sobre si la familia tuvo alguna vinculación con el Hezbolá, los padres contestaron rotundamente que no.

“Somos argentinos, no nos interesa lo que pase con Hezbolá”, afirmaron.