Destreza histriónica de Charles Dance más allá de “GOT”

465

El destacado actor inglés, Charles Dance, mejor conocido por su papel de Twyin, el despiadado líder del clan Lannister en la serie televisiva, “Game Of Thrones” (GOT), puso su voz para el personaje de Abraham Lincoln en la pieza “Lincoln Portrait”, del autor norteamericano Aaron Copland compuesta para la Cincinnati Symphony Orchestra, que cerró con broche de oro la 78ª edición del Festival de San Sebastián.

Dance, distinguido en el año 2006 como Oficial de la Orden del Imperio Británico, manifestó un genuino interés ante los medios de comunicación, por ese nuevo papel dentro de la pieza musical, en especial por representar la imagen de uno de los presidentes más populares y queridos de todos los tiempos.

“Fue todo un riesgo emocional. Considero que hay actores que hoy en día han olvidado la esencia de la profesión, más allá del beneficio personal. Veo que hay actores pendientes de cómo lucen en cámara en vez de enfocar su energía al trabajo que están ofreciendo. Les importa más la imagen que su labor”, explicaba este talentoso intérprete.

La participación de Dance con la Cincinnati Symphony Orchestra generó un revuelo entre los mismos músicos, que no dudaron en tomarse selfies y solicitarle autógrafos por su recordada participación en “GOT”, lo que tomó por sorpresa al director titular de esta agrupación, Louis Langrée. “El rol de Charles Dance dentro de la orquesta, les mostró una nueva faceta a los chicos sobre lo que significó una interpretación musical única. Creo que hay una música inusual en su forma de hablar”, dijo Langrée.

Sobre la locura que produce Dance por dondequiera que va, precisamente por su pasada incursión en “GOT”, no lo ve como algo tan malo, pero tampoco le da la importancia que aparentemente sí tiene para los fanáticos, de lo que fue su trabajo en pantalla. “Siempre es mejor que te vean a que no te conozcan”, atinó a decir, mientras aceptaba a firmar con gusto un póster de la serie de HBO, y tomarse unas cuantas fotos con su público, que le confesaba gran admiración por el increíble legado de este asombroso actor shakesperiano.




Deja un comentario