Cuadernos K: Carolina Pochetti se presentará ante Bonadio

238

La viuda de Daniel Muñoz, exsecretario de Néstor Kirchner, Carolina Pochetti, volverá a presentarse en los tribunales de Comodoro Py, a solicitud del juez Claudio Bonadio, para ampliar su declaración como arrepentida en la causa de los cuadernos K. Esta nueva ocasión podría ser clave para el caso, ya que Muñoz apareció como quien recibía los bolsos con la recaudación ilegal.

Asimismo, Pochetti se presentó ante el juez a declarar, la semana pasada, frente a los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo, y con un nuevo defensor, el abogado Juan Martín Hernida. Aunque se presentó con la intención de aportar datos claves para ganarse el estatus de arrepentida y obtener su libertad, a Bonadio no le alcanzó su declaración para homologar su acuerdo.

De igual forma, el juez consideró que era preciso constatar los dichos que señaló Pochetti en su declaración, por lo que la acusada continúa en el penal de Ezeiza. Para alcanzar sus objetivos y ser pueda calificar como arrepentida, la mujer deberá dar más datos útiles y verdaderos que ayuden a avanzar la causa.

Vea también: Oposición irá a Corte Suprema para impugnar resultados en La Rioja

Cristina Kirchner se puede perjudicar por los dichos de Carolina Pochetti

Por el momento, Pochetti dio algunos detalles de las operaciones que podrían complicar aún más la situación legal de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La determinante de su confesión se centró en los 70 millones de dólares con los que su marido compró propiedades en Estados Unidos. Para la Justicia es vital saber si eso fue por idea de Muñoz o si fue una orden que impartieron los Kirchner.

A su vez, durante su anterior presentación ante el juez Claudio Bonadio, la detenida aseguró que no sabía de los orígenes del dinero porque su esposo le solicitó que se mantuviera al margen de la política. No obstante, se le acusa en Estados Unidos por maniobras de lavado de dinero por los negocios inmobiliarios del exsecretario privado de Néstor y Cristina.