Cande Tinelli comentó las secuelas que le dejó la anorexia

97

Los seguidores de Cande Tinelli se acostumbraron a verla muy delgada. La mayoría pensaba que se debía a la genética de su papá Marcelo, quien siempre fue un hombre bastante flaco.

No obstante, la morocha sorprendió hace dos años al contar que en verdad padeció durante más de diez años bulimia y anorexia. Efectivamente, la joven empresaria luchó contra la enfermedad desde los 15 hasta los 27, cuando se animó a contarlo. Cande en su cuenta de Instagram en el 2018 contando sobre su trastorno.

“Anorexia y bulimia desde los 15 hasta los 27. Pesando 10 kilos menos que hoy. Cinco años sin menstruar. Caída extrema de pelo. Depresión y mal humor. No poder disfrutar NADA. Encerrarme sola. No ver gente. Ataques de pánico y fobia social.Todo esto y muchas cosas más, que realmente me arrepiento de que hayan existido”.

Asimismo, la hija de Tinelli reveló que perdió muchos momentos hermosos debido a esta enfermedad. La misma tomó su vida por completo. Por ello, pidió disculpas a su cuerpo y a las personas que la rodearon durante esta época.

Perdí tantos momentos hermosos por esta enfermedad de mierd* que tomó mi vida por completo, que me pido disculpas a mí misma y a las personas que me rodean, que bien saben los malos momentos que les hice vivir. Gracias por sacarme de esto, les agradezco el amor y la paciencia, especialmente a mi papá y a Micaela. Mi familia me salvó”.

Vea también: Yanina Latorre realizó una revelación que involucra a Marcelo Tinelli

Cande Tinelli contó que están de moda las curvas mostrándose orgullosa de su progreso

Cande agradeció a todos los que la ayudaron a superar la situación. El posteo llegó a miles de personas y muchos le agradecieron por compartirlo. Luego de esto ni Cande ni su familia habló más del tema.

Incluso, siempre que le preguntaban elegía esquivar la consulta. Tal vez porque todavía no estaba preparada para contar tanto. Sin embargo ahora, en diálogo con sus fanáticos por Instagram Live, la morocha decidió contar qué secuelas le dejaron la bulimia y la anorexia, y cómo se alimenta ahora.

“En mi caso soy vegetariana, no consumo lácteos, tampoco consumo casi huevo, pero me va muy bien. Como bastante, me gusta mucho comer, lo disfruto, para mí comer es parte de saborear la vida, y es clave. Me parece que la anorexia ya pasó de moda, están de moda las curvas, hay que ser feliz y disfrutar”.