Business Intelligence

Estos son los beneficios de implementar Business Intelligence en una empresa

81

Business Intelligence es el nombre que recibe el conjunto de prácticas que permiten procesar la información de distintos sistemas, para luego integrarla de forma limpia en un repositorio centralizado.

Las empresas suelen tener información en distintos lugares. Esto puede ser contraproducente a partir de ciertos volúmenes de datos, puesto que, si lo que se desea es poder acceder a todos ellos de forma rápida y sencilla, tenerlos tan dispersos sólo dificultaría la tarea.

En cambio, gracias a la implementación de Business Intelligence, las empresas son capaces de asegurar la calidad de su información, cerciorándose de que esta siempre se encuentra actualizada y disponible.

Esto facilita enormemente tareas como la elaboración de reportes o la respuesta a demandas, siendo un punto de apoyo ideal sobre el cual cualquier negocio puede impulsarse en los mercados actuales.

A medida que pasa el tiempo, el volumen de datos con los que las compañías deben lidiar aumenta y, si no logran gestionarlos correctamente, pueden surgir problemas de performance.

Por eso, cada vez más compañías, como Preteco, están ofreciendo servicios integrales de Business Intelligence, con el objetivo de ayudar a todo tipo de empresas a gestionar sus datos de la manera más eficiente posible.

¿Qué beneficios le trae el Business Intelligence a una empresa?

Como ya se adelantó previamente, una vez que ya se han creado y ejecutado los procesos de integración del Business Intelligence, la empresa contará con un repositorio centralizado de datos estructurados, filtrados y ya procesados para un propósito específico, provenientes de una amplia gama de fuentes de datos tanto internas como externas.

Este repositorio, llamado Data Warehouse, será empleado como fuente principal de información para todo tipo de reportes, puesto que le permitirá a todo el personal de la empresa acceder a los datos.

La mayoría de herramientas actuales de Business Intelligence cuenta con la posibilidad de poner a disposición dichos reportes mediante una interfaz web, la cual puede ser consultada desde distintos dispositivos electrónicos.

Incluso, algunas de ellas cuentan con sus propias aplicaciones específicas Android o iOS, lo cual facilita aún más el acceso a los datos.

Otra de las ventajas que provee un sistema de Business Intelligence es tener la posibilidad de evaluar la situación actual de los datos de la empresa.

De esta manera, y a partir de ellos, ésta podrá tomar medidas de corrección en los procesos de carga manual, a la vez que tendrá la información necesaria para poder evaluar periódicamente la mejora (o no) de los datos, y tomar decisiones con eso como base. 

Por si todo esto fuera poco, el Business Intelligence proporciona herramientas que son ideales para tener almacenada la información de los clientes de forma centralizada y actualizada, asegurando los más altos estándares de calidad para todos esos datos.

Sin embargo, esto no se restringe únicamente a la información de los clientes -como sus datos demográficos o socioeconómicos-, sino que también pueden aplicarse este tipo de herramientas para analizar y llevar un registro de toda la actividad e interacciones que han tenido dichos clientes con la empresa.

De esta forma, las compañías pueden «conocer» a sus clientes, conociendo cuales son sus preferencias y hábitos. De esa forma, podrán tomar decisiones que estén enfocadas 100% en ellos.

Si después de leer todo esto considerás que a tu empresa le vendría bien implementar un poco de Business Intelligence, te invitamos a ponerte en contacto con algún equipo de profesionales especializado en el tema, como el de la ya mencionada Preteco.

Ellos, con toda su experiencia, están capacitados para brindar atención personalizada y de la más alta calidad, esforzándote por recomendar las prácticas más eficientes y más seguras para cada negocio, sea del rubro que sea.

Si te interesó este artículo, también te podría interesar: Velocidad y seguridad: los dos pilares sobre los que deben sostenerse las bases de datos.