Bar La Biela, un clásico de la historia porteña

503

Visitar Recoleta y no ir a disfrutar de un café en el clásico restaurante La Biela es como no haber estado allí nunca, y es que este lugar forma parte de la historia porteña.

Desde 1999 este popular bar de la Recoleta se convirtió en Sitio de Interés Cultural declarado por la Legislatura del Gobierno de la ciudad. En 1942 cambió su nombre cuando se volvió el punto de reunión de jóvenes aficionados al automovilismo. Su éxito incitó el comienzo de muchos negocios gastronómicos frente al cementerio.

La Biela es el característico café porteño, no solamente por su historia, que arranca hace más de 150 años sino también por su elegante decoración, sus comodidades, la ubicación, sin dejar atrás el excelente servicio que ofrece a sus clientes.

Su extenso salón tiene una capacidad para aproximadamente 400 personas cómodamente sentadas, quienes pueden disfrutar de un buen platillo o un clásico café mientras mantienen una conversación amena. Los placenteros sillones hacen aún más interesante la permanencia en el sitio, y ni hablar de las mesas, que bien distanciadas entre sí, invitan al diálogo distendido.

Aunque su fachada fue remodelada en 1994 aún conserva la estructura y la misma esencia de hace más de 100 años.

La amplia terraza que se forma aquí, donde se pueden ubicar 300 personas, a la vista de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar y del Cementerio de los Monjes Recoletos, permite disfrutar de los mismos servicios y calidad que en el interior del local, ya sea que nos ubiquemos de forma que podamos tomar sol, o bien a la sombra que nos regala el centenario gomero hindú que se yergue allí.

Estas características hacen que sea inevitable echarse una pasadita por este mágico lugar de encontrarse de vacaciones en el barrio porteño.

 




Deja un comentario