Alberto Fernández opinó sobre el escrache a Ricardo Lorenzetti

43

Después de las manifestaciones en la casa del juez de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti, el presidente Alberto Fernández condenó el “escrache” al magistrado.

Asimismo, lo comparó con el fascismo y el nazismo. El jefe de Estado estuvo presente en la inauguración del Hospital Néstor Kirchner en Escobar. En ese contexto, expresó su solidaridad con Lorenzetti, que sufrió el escrache de opositores.

De igual forma, agregó que los manifestantes fueron básicamente a presionar a un juez a la hora de tomar una decisión. También se solidarizó con Sergio Massa, Malena Galmarini, y con Cristina Kirchner, que lo vive en su casa permanentemente.

El mandatario nacional llamó a la reflexión a quienes promueven ese tipo de manifestaciones. Estas no tienen que ver con la democracia. Eso no es un reclamo popular, ese no es un reclamo a las instituciones. En su lugar es el más vil de los escraches, propio del fascismo y del nazismo.

Digo esto porque tal vez hoy aquí en Escobar podamos poner un punto de inflexión y llamarnos responsablemente a la cordura, a volver a trabajar mancomunadamente, a darnos cuenta de que no todo puede ser disputa política, porque en el medio hay argentinos y argentinas que sufren, argentinos y argentinas que necesitan”.

Vea también: Gerardo Morales celebró que Jujuy generará energía limpia al país

Alberto Fernández señaló que el modo correcto de manifestarse es bajo el marco democrático

En alusión a las manifestaciones que tuvieron lugar en esa localidad bonaerense en contra del presidente de la Cámara de Diputados, el Presidente dio que, para terminar con tanta necesidad y tanta postergación de esos argentinos, lo que hace falta es que todos hagan lo que tienen que hacer como clase dirigente.

El modo no es el que vimos ayer en Rafaela (ciudad santafesina donde vive Lorenzetti). El modo no es lo que vimos en Tigre días atrás frente a la casa de Sergio. El modo no es lo que vemos en la esquina de Juncal y Uruguay en la Ciudad de Buenos Aires (donde reside la vicepresidenta)”.

Del mismo modo refirió que el modo no es ir frente a la casa del presidente para insultar. El modo es reclamar democráticamente, recuperar la convivencia democrática. Todos saben que los desacuerdos son parte importante de la democracia. Pero el respeto al otro es central para la convivencia.