Agustín Rossi solicitó el por qué de un juicio a Alejo Ramos Padilla

645

Después de su exposición en diputados, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos presentó un expediente en el Consejo de la Magistratura para buscar la remoción del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

Recordemos que el juez tiene en sus manos la causa por una supuesta red de espionaje y extorsiones paraestatal, que involucra al falso abogado Marcelo D’Alessio y al fiscal Carlos Stornelli.

En ese sentido, el Ministerio argumentó la solicitud  en la “manifiesta actuación irregular y violatoria de los deberes de imparcialidad y reserva que todo juez debe guardar respecto de las causas que tramitan ante sus estrados y en resguardo de los derechos de las partes involucradas”, luego de la exposición del magistrado.

En una nota que se dirigió al representante del Poder Ejecutivo, Juan Bautista Mahiques, la cartera de Justicia afirmó que parece haber una clara intencionalidad en la actuación,afirmando como verdaderos, extremos de la investigación que conforme sus propios dichos, todavía no han sido verificados”.

Vea también: Nicolás Dujovne criticó la gestión de Roberto Lavagna

Ministerio presume que Alejo Ramos Padilla incurrió en incumplimiento de funciones

El Ministerio solicitó al Consejo que se abra una investigación  para determinar si el juez incurrió en incumplimiento de sus funciones, y argumentó que “hizo de su investigación una cuestión política y mediática alejada del rol que la Constitución Nacional reconoce al Poder Judicial”.

Acto seguido, el diputado Agustín Rossi, en compañía de diputados/as del bloque Frente para la Victoria, presentó una solicitud de interpelación al ministro de Justicia, Germán Garavano, para que explique en el Congreso el por qué del pedido de juicio político al juez Federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

Vale recordar que en una entrevista, Rossi se encargó de criticar duramente a dos referentes de Cambiemos, Mauricio Macri y Elisa Carrió. Por una parte, el presidente de la nación está teniendo serios problemas de credibilidad e imagen de cara a las elecciones.

Por la otra, la senadora y representante de la UCR está en una encrucijada que la vincula con un caso que causó un gran revuelo la semana pasada y salpicó para todos los frentes, periodistas, funcionarios, se cuestionaron a agentes de la justicia en su labor por presuntos «aprietes» y operaciones de inteligencia ilegales.