bariloche

Polémica en Bariloche: cualquier adulto por $1200 pasa a fiestas de egresados

130

Los cinco boliches más populares de la ciudad, en donde por ese dinero cualquier mayor puede ingresar a un lugar que a los alumnos les aseguran que son exclusivos para ellos

Al igual que en el centro de la ciudad, la escena se repite en la avenida Juan Manuel de Rosas, a pocas cuadras del Centro Cívico de Bariloche. En solo 100 metros, entre las 23 y las 00.30, decenas de micros estacionan en la puerta de los boliches más populares de la ciudad rionegrina, en donde miles de estudiantes de todo el país son parte de las fiestas nocturnas que allí se realizan; las mismas que solo deberían ser protagonizadas por ellos.

Grupos ajenos hacen presencia

Sin embargo, la posible presencia de adultos ajenos a los grupos en cada una de las discotecas despertó la sorpresa e indignación de las madres y los padres que acompañan a sus hijas e hijos en el viaje. La prensa visitó los cinco boliches a los que concurren las escuelas: Grisú, Cerebro, Rocket, By Pass y Genux. En todos permitían el ingreso de cualquier adulto a través de un pago de $ 1200, con acceso al vip y la posibilidad de ser parte de un espacio en donde mayores y menores se entremezclan.

“Desconocíamos esta situación y vamos a pedir esta misma noche que esto no ocurra más, porque los únicos que pueden consumir alcohol en los boliches son los mayores de 18 años. Y si bien los precios son elevados, entiendo que si una persona puede abonar una entrada de ese valor también puede consumir alcohol dentro”, detalló una madre acompañante, quien prefirió no revelar su nombre.

En la puerta del Gran Hotel Roma, dos coordinadores de la empresa Flecha Bus, al ser interrogados por Infobae, prefirieron no dar precisiones respecto al ingreso a los boliches de adultos externos al viaje. En el hotel Ausonia, la misma respuesta fue entregada por representantes de Travel Rock.

Sólo un coordinador de la empresa Baxxter (tampoco quiso revelar su nombre) en el hotel Monte Claro habló: “Sabemos que los boliches venden entradas para personas que quieran entrar. Los precios los vemos en las boleterías, son $1200. No veo nada de malo que esto ocurra”. Consultado por la presencia de mayores ajenos a los menores que están en el boliche, el hombre respondió: “Deberías hablar con los dueños de los boliches, no conmigo. Yo no decido eso”.

En la entrada del hotel, dos chicas de 17 años se sorprendieron al saber que cualquier persona podía entrar a las discotecas que, supuestamente, son exclusivas para los estudiantes. “Tenemos entendido que nadie puede entrar, es una locura que puedan hacerlo. Desde que estamos acá no pasó nada, pero sabiendo esto hay que pensar que la posibilidad de que algo suceda existe”, dijo una de ellas. Ambas ratificaron que dentro de los boliches se vende alcohol (cada trago cuesta entre $ 300 y $ 400) y “sólo pueden comprarlos los mayores de 18 con su DNI”.

“Los chicos no llegan a las 2 o 3 de la mañana como están acostumbrados en sus lugares de origen. A más tardar a las 0.30 todos deben estar dentro de las discotecas”, detalló Néstor Denoya, vicepresidente de EMPROTUR (Ente Mixto de Promoción Turística de Bariloche), y de ATEBA (Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche).

“Ingresan con cintas identificatorias, en grupo y con el coordinador, y reciben un ticket para una bebida sin alcohol. La salida está programada para las 5.30 como máximo y también se hace con el mismo control”, agregó Denoya.

Un relevamiento del área de Turismo Estudiantil de la Municipalidad de Bariloche sostuvo que durante la temporada 2017/2018, 137.613 alumnos llegaron entre junio y enero a la ciudad. “Creemos que esta temporada van a superar los 150 mil”, dijeron. En promedio, los colegios se quedan una semana o más. Agosto y septiembre suelen ser los meses más concurridos.

Los boliches mencionados se vieron envueltos en una polémica durante los primeros días de julio, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) los puso bajo la mira luego de que el local Puerto Rock denunciara en enero de este año que la firma Alliance, dueña de Cerebro, Rocket, By Pass y Genux, junto a Grisú, vendieran en conjunto los servicios a las empresas que organizan los viajes de egresados. Este año, sin incluir a Puerto Rock, en donde la mayoría de los colegios vivía su “noche bienvenida” en este lugar.

La CNDC hizo lugar a la demanda y dictó una medida cautelar, mientras deciden si estas empresas deben ser multadas por la supuesta cartelización que dejó al local nocturno fuera del mercado. Powerlink, dueña de Puerto Rock, denunció que entre ellas establecían un acuerdo de precios y condiciones de venta que se vendían a precios más elevados que si se hacía en forma individual, en cada boliche.




Deja un comentario