Luis Ortiz y Deontay Wilder se verán las caras este sábado en el cuadrilátero

155

Una de las peleas más atractivas del año en el cuadrilátero está por darse, se trata del choque entre el cubano Luis Ortiz y el estadounidense Deontay Wilder.

Ortiz llegará este sábado con el firme objetivo de convertirse en el nuevo campeón de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo, pero debe superar a un más que complicado Deontay Wilder quien sostiene un impresionante record de invicto.

Wilder tiene una hoja de presentación limpia y acumula 39 victorias, sin ninguna derrota, lo que más destaca es que 38 de esos triunfos los capitalizó por la vía del nocaut y así se perfila como el gran favorito de esta contienda.

Sin embargo el púgil cubano también tiene unos buenos números que respaldan su carrera. Con 38 años de edad presentan registro de 28 triunfos, 24 de ellos legaron por KO.

Así que para Wilder no parece ser una pelea fácil, sobre todo si se combinan las estadísticas de ambos, el total da una impresionante cifra de 92 por ciento de nocauts.

En ese sentido el boxeador oriundo de alabama, agregó nada de lo que ve en Ortiz le causa preocupación por lo que agregó “Como todos los boxeadores cubanos sé que tiene habilidades pero eso no significa nada para mi”

Por su parte Ortiz, no se quedó atrás con sus comentarios y aclaró que “Estoy muy motivado para la pelea del sábado en la noche. No tengo ningún problema con él sea considerado el favorito. Voy a noquear a Deonty Wilder”.

Más a allá de las peleas y el mundo del boxeo, estos dos profesionales del rin tienen algo en común. Sus familias han necesitado de ellos y por eso llegaron a este deporte.

La hija de Luis Ortiz sufre una enfermedad genética bastante complicada y costosa mientras que la hija de Wilder nació con una malformación en la columna vertebral  y para poder pagar las facturas médicas debió entrar en el mundo pugilístico.




Deja un comentario