Con edición genética aspiran atenuar signos del autismo

114

Un estudio de laboratorio analiza los alcances de la edición genética, a fin de corregir algunos signos del autismo. Destaca que para desarrollar este experimento, los científicos pusieron en marcha una técnica del tipo Crispr-Cas9. Esto fue efectuado a través de la edición del cromosoma X frágil, gen presente en quienes son diagnosticados con los trastornos del espectro autista.

Los investigadores pusieron en marcha la técnica, a fin de consolidar la disminución de conductas repetitivas y hasta exageradas, características de estos pacientes. Vale resaltar que en la actualidad, no existen tratamientos para este trastorno, sólo se conocen las pruebas clínicas con proteínas, sin éxito alguno.

Al parecer, esta técnica podría ser la respuesta, ya que al editar el gen, se pueden minimizar algunos comportamientos, destaca que esto aún no ha sido probado en casos de autismo más severos.

Dado que los comportamientos repetitivos exagerados son una característica común en los trastornos del espectro autista, su reducción eficiente en modelos de ratón del síndrome del cromosoma X frágil sugiere que esta técnica podría ser aplicable a otros tipos de autismo para los cuales se conoce la causa genética.

Vale resaltar que los niños y adultos dentro de la condición del espectro autista, se caracterizan por la escasez de habilidades sociales, comportamientos repetitivos u obsesivos, según expertos, esto obedece a mutaciones genéticas. Por ello, la alteración del gen, como es el caso del síndrome del cromosoma X frágil, podría resultar un avance en esta área.

Según estudios recientes, dichos trastornos, afectan al 1% de los niños, además el síndrome del cromosoma X frágil es raro, ya que se registra en uno de 4.000 chicos y una de cada 6.000 chicas.

Con relación al experimento, se conoció que a los ratones, se les inyectaron nanopartículas, con el objetivo de desactivar un receptor de neurotransmisores, de esta forma, se evidenció la reducción de conductas repetitivas.

 




Deja un comentario